La compañía, según comunicó el pasado domingo 19 de septiembre, dará acceso a los gobiernos internacionales al código de Office, dentro de un modelo de licencia compartida en su Programa de Seguridad para Gobiernos. El gobierno inglés ya ha firmado su compromiso para tener acceso al código de Office.

Esta decisión se enmarca dentro de la estrategia de Microsoft para promocionar la seguridad e interoperatividad de sus aplicaciones en el sector público, ante la competencia de las aplicaciones libres de rivales como Sun Microsystems y su suite ofimática de código abierto, StarOffice.

Microsoft espera que abriendo el código de sus aplicaciones los gobiernos puedan disminuir sus presupuestos y recursos destinados a la seguridad de sus aplicaciones.

Aunque la compañía ha venido ofreciendo a los gobiernos acceso al código fuente de Windows desde hace mucho tiempo, recientemente también ha ampliado esta política a aplicaciones como Office 2003 XML.

www.microsoft.com