La división COSD, junto con el grupo de plataformas de la compañía, se responsabilizará de la plataforma del núcleo del sistema, incluyendo su desarrollo la gestión del programa y las pruebas, como ha afirmado Microsoft.

El anuncio coincide con el trabajo de miles de desarrolladores, que se encuentran actualmente estudiando la próxima versión de Windows, conocida hasta ahora como Longhorn. Bill Gates ha calificado el lanzamiento de Longhorn como uno de los mayores de la década, incluso mayor que el lanzamiento de Windows 95.

La nueva división, descrita por Microsoft como “el centro de gravedad de ingeniería avanzada para Windows”, informará directamente al vicepresidente senior, Brian Valentine, de sus acciones. Hasta hace poco tiempo, la decisión de formar una división enfocada hacia el núcleo del sistema operativo la tenía su principal competidor Linux, según ha afirmado Rob Enderle, principal analista del Grupo Enderle, una consultora especializada en tecnologías emergentes. “Han estado estudiando Linux de forma extensa. Parte de su estudio ha sido conocer cómo Linux es capaz de mantener un alto nivel de consistencia en el kernel, mientras los grupos que le rodean mantienen la máxima flexibilidad”, afirma Enderle.

Controlando el núcleo del sistema de cerca, Microsoft podrá asegurar se de que Longhorn llegará a tiempo y logrará sus objetivos en términos de calidad y seguridad, afirma Enderle. El analista espera qye Longhorn esté en la calle para finales de 2005.

Además de Valentine, COSD estará liderado por Chris Jones, vicepresidente de gestión del núcleo del sistema operativo, Amitabh Srivastava, vicepresicente de desarrollo del núcleo del sistema operativo y Darren Muir, director general de pruebas del núcleo del sistema operativo.

www.microsoft.com