Microsoft ha nombrado un ejecutivo senior para ocupar un puesto de nueva creación en Europa orientado a mejorar las relaciones de la compañía con los diferentes gobiernos, un movimiento aparentemente diseñado para contrarrestar el interés por el software abierto que manifiestan las administraciones europeas.

Jonathan Murray ha sido elegido “National Technology Officer” y tendrá su sede en Zurich. Su nuevo trabajo es en parte de ventas y en parte de evangelización. Murray tendrá que “construir mejores relaciones en el sector público en Europa”, según una portavoz de Microsoft, que añade que “Peter Moore, Chief Technology Officer y director general de ventas técnicas, hace algo similar en Asia”.

www.microsoft.es