Longhorn ofrecerá mejoras en la productividad de los usuarios, proporcionará nuevas capacidades para desarrolladores de software y significativos avances en seguridad, implementación y fiabilidad.

La compañía también ha anunciado que lanzará un subsistema de almacenamiento Windows, con nombre en código WinFS, después de la llegada de Longhorn. Esta nueva tecnología estaba prevista que se incluyera dentro de Longhorn, pero según las afirmaciones de la compañía este componente se quedará fuera de la versión definitiva.

La mayoría de los analistas han recibido este anuncio con críticas, recordando que ya predijeron la conveniencia de sacrificar algún componente del nuevo sistema operativo si querían lanzarlo antes de 2007.

Al margen de WinFS, Microsoft también está revisando los otros dos pilares en que se apoya la nueva versión de Windows. Se trata de Avalon, el sistema de presentación gráfica, y de Indigo, una aplicación que permitirá diseñar programas que podrán instalarse sin modificaciones en diferentes soportes electrónicos, ya sean ordenadores, PDA o teléfonos móviles.

A pesar de la ausencia de estos tres componentes importantes, Microsoft asegura que Longhorn permitirá solucionar muchos problemas de seguridad que han afectado a las anteriores versiones de Windows.

www.microsoft.com