Desde que la semana pasada se viera obligada a confirmar que partes incompletas el código fuente de los sistemas operativos Windows 2000 y Windows NT 4.0 habían sido publicados en Internet, la compañía ha comenzado una investigación interna y ha contactado con el FBI. Además, está advirtiendo a los usuarios de Internet que buscan el código de fuente a través de los servicios de búsqueda de archivos peer-to-peer (P-to-P), así como a quienes ya lo han descargado, sobre las consecuencias que esto puede tener. Sin embargo, Tom Pilla, portavoz de Microsoft, ha declinado comentar qué servicios P-to-P se están analizando ni cómo está introduciendo dichas advertencias en un servicio que no le pertenece.

"Estas alertas sirven para informar a los usuarios que inician una búsqueda del código fuente de Windows en Internet que compartirlo, visualizarlo o descargarlo es ilegal", añadió.

Asimismo, se han enviado cientos de cartas dirigidas a quienes ya han descargado su código fuente. Según, Pilla, muchos de los destinatarios se han puesto en contacto con la compañía comprometiéndose a no distribuirlo y a suprimirlo de sus sistemas.

Microsoft piensa tomar todas las acciones legales necesarias para proteger su propiedad intelectual. “Hoy se trata de comunicarlo, notificarlo y explicar a los usuarios que descargar, compartir y visualizar el código fuente es ilegal”.

Fuentes de la compañía no han querido comentar cuáles serán las próximas medidas que tomarán para garantiza la protección de su propiedad intelectual y secretos comerciales.

www.microsoft.com