Normalmente, al abrir un documento, el software de Microsoft verifica si tiene macros activas y advierte al usuario de ello, preguntándole si quiere ejecutarlo con macros o sin ellas. Word también comprueba si el primer archivo de un documento apunta a una macro, incluidas las plantillas.

El fallo aparece cuando se abre un archivo RTF que hace referencia a una plantilla con una macro embebida, según Microsoft. En esta situación, al abrir el documento se puede ejecutar una macro sin conocimiento del usuario. Una macro de este tipo podría realizar cambios en el propio Word, como permitir la ejecución de las macros aunque el usuario las haya desactivado, según la compañía.

Como este fallo sólo afecta a Word 97 y superiores, y únicamente lo hace en el caso de abrir archivos RTF que apunten a una plantilla, se trata de un agujero de seguridad menor. Microsoft ha desarrollado un parche para arreglarlo. Se puede descargar en www.microsoft.com/technet/security/bulletin/MS01-028.asp.