Debido a sus dimensiones, el proyector LP130 es entre un 10 y un 25% más pequeño que otros proyectores. Por su peso, el fabricante protege la máquina con una carcasa de magnesio contra los golpes. Entre sus opciones de conectividad se incluyen diversos futuros estándares de vídeo como el HDCP. El proyector se puede conectar a fuentes analógicas, digitales y a los puertos USB de rápida transmisión de datos gracias al conector MI-DA. Este estándar soporta conexiones DVI. PC analógico y USB a través de un único cable. El proyector tiene una resolución XGA de 1024 x 768 y una gama de contraste de 400:1, con una luminosidad de 1.100 ANSI lúmenes. La eliminación del ruido del aparato también se ha tenido en cuenta y funciona por debajo de los 37 decibelios. El proyector ya está disponible por 1.200.000 pesetas (7.212,12 euros).