Según el fabricante Meru Networks, los usuarios de WiFi tienen un nivel de aceptación muy alto a las interferencias y las caídas de red. Sin embargo, tanto en entornos empresariales como a nivel de usuario esa realidad no debería de ser así. Por eso, sus equipos de WiFi 4G están basados en la arquitectura single cell para evitar que la conexión se vea interrumpida cuando hay varios puntos trabajando en el mismo canal. Esta tarea de conexión la realiza Virtual Port que se comporta igual que un switch. Asimismo, la arquitectura de single cell evita las caídas y el roaming. Los routers de Meru Networks ofrecen potencia, cobertura y movilidad y coordinan los PAs dejando libres los demás canales que se pueden utilizar para un uso más eficiente del espectro, por lo que al estar todos los PA en el mismo canal y usar el Virtual Cell, la red es invariable en el tiempo y facilita la atención de fallos.

Por último, el E(z)RF Network Manager ofrece escalabilidad para gestionar redes con cientos de controladores y miles de puntos de acceso gracias a su arquitectura en tres niveles. Además de la escalabilidad, también permite la migración de manera fácil a medida que los requisitos WLAN aumentan. Al final, el sistema es escalable a 25.000 puntos de acceso y controladores asociados de Meru a lo largo de múltiples regiones geográficas. wifi