Lejos quedan ya los tiempos en los que el tratamiento digital de las imágenes estaba sólo al alcance de los profesionales. La popularización de las cámaras digitales ha llevado de la mano al software de retoque fotográfico que no se limita ya a las soluciones profesionales de alto nivel, sino que ha abierto un abanico de programas que permiten a cualquier usuario jugar con sus recuerdos.

Las supermodelos ya no son lo que eran. Sí, es cierto que siguen copando portadas espectacularmente bellas, pero ya nadie las cree tan inalcanzables. El maquillaje, una buena luz, estilistas, todo eso contribuye a que el resultado sea de lo más atractivo, pero en el mundo en el que vivimos, donde la imagen lo puede todo, el retoque fotográfico se ha convertido en el rey.

Cualquiera de nosotros, simples mortales de a pie, podemos equipararnos con ellas, sólo hace falta un buen software de retoque fotográfico y mucha maña, eso sí, para conseguir ser más delgados, tener una piel radiante, una nariz chata, un pelo brillante o unos labios carnosos. Por su puesto, el color de ojos será al gusto del consumidor, así como la talla de busto en el caso de ellas y el volumen torácico en el caso de ellos.

Y todo eso, simplemente trabajando con un buen software, que en los últimos tiempos han evolucionado tanto en función de la demanda de todo tipo de usuarios, no sólo profesionales, que los resultados que logran no dejan indiferentes a nadie. Eso sí, aunque no entraremos a analizar las cuestiones éticas sobre los resultados de este tipo de intervenciones, sí le advertimos que la próxima vez que sueñe con el azul del agua del Caribe o el verde de las montañas, piense que a lo mejor la realidad no tiene unos colores tan intensos, pero seguro que no le defraudará.

Eric-Chulot Lapres, responsable de Roxio  para España, repasa la historia de estos programas: “anteriormente sólo existían dos extremos dentro del abanico del software de retoque fotográfico, por una lado, soluciones sencillas con posibilidades muy limitadas a las que normalmente tenía acceso el usuario final. Y por otro, soluciones profesionales muy avanzadas, con un gran número de funcionalidades y de gran coste que requerían equipos muy potentes y un usuario experto para su manejo”.

Sin embargo, ahora, con el incremento en las capacidades de los ordenadores personales y el mayor nivel tecnológico del usuario medio, se ha abierto un campo para las soluciones completas, adaptadas a un amplio público pero que también incluyen un potente abanico de herramientas de edición. Así las cosas, considera que, ante la proliferación de herramientas fotográficas, teléfonos móviles, MP3 con cámaras integradas, cámara profesionales, para usuario medio o para principiantes, “se hace imprescindible contar con una solución eficaz para la gestión de todo el material fotográfico que acumulamos en nuestros ordenadores”.

Por ello, el responsable de Roxio para España considera que la adaptación de las fotografías a los múltiples soportes, así como la conversión de formatos digitales de imagen son “los principales retos a asumir por los fabricantes de herramientas de retoque fotográfico”. 

retoque, paleta, colores, fotografía

No sólo de PhotoShop vive el retoque

Al pensar en retoque fotográfico, a la mayoría de nosotros se nos viene un nombre a la cabeza, PhotoShop. Y si bien es cierto que el producto de Adobe es el más popular, también hay otras soluciones en el mercado que ofrecen muy buenos resultados. De hecho, tal y como explica Matías Guerra, responsable de marketing para Mercados Creativos de Adobe PhotoShop  , “desde los tiempos del primer Photoshop hasta hoy, muchas han sido las mejoras en este tipo de software, muchos han sido los programas que han aparecido y desaparecido”.

Lo cierto es que, hoy en día, casi todo es posible con estos programas: restauración de imágenes antiguas, fotomontajes imposibles, eliminación o incorporación de elementos en la imagen, retoques del color, encuadre o corrección de los molestos ojos rojos. Poco a poco, las técnicas de retoque han ido evolucionando, adaptándose a los nuevos tiempos, permitiéndonos así hacer verdaderas creaciones artísticas. Los distintos sectores de la fotografía se han volcado con estos programas que hacen la vida más fácil a los fotógrafos y convierten las fotografías de familia en recuerdos más bonitos y lúcidos. Estas técnicas de retoque fotográfico digital son hoy en día muy utilizadas como método de post-producción, sobre todo en ámbitos donde la imagen es lo que vende. Así se expresa Verónica Olocco, directora de la división Windows  Vista Client de Microsoft Ibérica, quien considera que el software de retoque fotográfico es hoy algo habitual en nuestras vidas y “está presente en casi todas las imágenes que vemos en revistas, carteles, etc. Incluso en las que nosotros mismos tomamos”.

Pero ha sido la fotografía digital la que realmente ha propiciado el boom de la imagen en nuestra vida. Se ha impuesto a la fotografía analógica debido, entre otras cosas, a que reduce el gasto económico al no tener que revelarse para ver las imágenes, ofrece una mayor duración y la posibilidad de imprimir tan sólo las fotos que realmente nos interesan. Cada vez son más los accesorios y productos que nos ayudan a perfeccionar la captura de la imagen y a retocarla posteriormente para lograr alcanzar casi la imagen “perfecta”. Por todo ello, “los programas informáticos para retoques fotográficos seguirán siendo necesarios en un mundo dominado por la imagen y por la búsqueda de la perfección de la misma. Estos programas se irán perfeccionando, permitiéndonos hacer verdaderas maravillas con nuestras fotografías hasta puntos inimaginables”, vaticina Verónica Olocco.

Desde Microsoft, atentos a to