Massana ha abierto en Madrid un centro de diseño para el desarrollo de semiconductores de su familia de productos Gigabit Ethernet, que permiten incrementar la velocidad de las comunicaciones de banda ancha.

Este centro producirá, en colaboración con el otro centro de Massana, que está ubicado en Dublín (Irlanda), gran parte del desarrollo del producto Gigabit Ethernet, un circuito integrado que permite incrementar en 100 veces la velocidad de transmisión de datos en redes de comunicación llegando hasta los 1.000 MB por segundo, y que estará disponible en el mercado a partir de 2002.

La compañía ha elegido la capital española para la ubicación de este nuevo centro porque "en nuestro país hay muchas escuelas de Ingeniería de primera línea de las que salen algunos de los mejores ingenieros de telecomunicaciones, matemáticos y físicos del mundo, lo que hace que España sea una cuna de talentos para Silicon Valley", señaló Riaza. Además, "al abrir este centro de diseño en Madrid, podemos aprovechar la vasta experiencia de estos profesionales con experiencia en diseño físico de circuitos integrados, que es decisivo para nuestro éxito como compañía de semiconductores", añadió el director general.