Dicho proyecto se ha plasmado en España con la Mesa Antipiratería, creada por diferentes representantes de los sectores de gestión de derechos, editores y distribuidores de soporte de audio y vídeo. El motivo, el elevado número de reproducciones de manera ilícita que se realiza en España. Esta iniciativa, promovida entre otros por Cedro, Fnac, Prisa, Sgae o Virgin, se constituye como una iniciativa abierta a todas aquellas entidades que puedan verse afectadas por la reproducción y venta ilícita.

Y mientras en España la Mesa Antipiratería procura que las copias ilegales disminuyan a cero, en Estados Unidos la Electronic Frontier Foundation (EFF) ha dicho que los hackers serán considerados terroristas, aplicándose las mismas leyes que para actos terroristas convencionales. Así, ahora los hackers podrán ser castigados con penas más elevadas de cárcel.

www.eff.org