Desde que en marzo de 1771 el niño Diego López cantara los primeros cinco números premiados de la Lotería Nacional ha llovido lo suyo. Aquel invento ha permanecido y ha aposentado sus reales de tal manera que ha llegado a Internet y se ha hecho internacional. Es una forma peculiar de comercio electrónico.

El maltratado pueblo llano español no acababa de creer ni de comprender el mecanismo del sorteo puesto en marcha por el ministro de Hacienda de Carlos III, Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache. Una vez comprobado por los hechos que era verdad, los españoles han seguido jugando con fruición y, desde entonces, al secular juego de la lotería se han ido añadiendo otros muchos. Pero es sin duda la Lotería Nacional, y sobre todo el sorteo de Navidad, que se sigue escenificando como antes, el que más adeptos tiene. Ahora, gracias a Internet, no hay por qué hacer cola en las administraciones que reparten la suerte por el país. A cambio, se sacrifica algo del casticismo asociado a esta costumbre.

La gestión, explotación y comercialización de las loterías y juegos de ámbito nacional en sus distintas modalidades depende de la entidad pública empresarial Loterías y Apuestas del Estado [www.onlae.com]. Su sitio web contiene distintos servicios que van desde la información de las fechas de los sorteos, los números premiados, resúmenes semanales y mensuales, hasta estadísticas históricas y, por supuesto, la posibilidad de comprobar inmediatamente después de cada sorteo si un número ha sido premiado. También permite preguntar en qué administración se vende el número deseado o soñado. Este último servicio se presta por correo electrónico y, según ha comprobado esta revista, la respuesta llega en 24 horas.

En una de las páginas de este web se ilustra al público acerca de los fraudes que se fraguan en diversas partes del mundo, aprovechando el prestigio de la lotería española. Lo curioso es que en su minuciosa descripción de los modos, maneras y procedencia de los cacos no aparezca mencionada Internet. No estaría de más, sin embargo, que el organismo actualizara la información acerca de las ventajas y los (potenciales) peligros del modus operandi virtual.

De no haber sido por Internet, es posible que el fenómeno de La Bruixa d´Or [www.labruixador.es/] hubiera sido una anécdota más en la larga historia de la lotería. En Sort, un pueblo de Lérida -que para colmo se llama suerte– y con un nombre perfecto para los supersticiosos, está radicada la administración de lotería en una de las empresas españolas que más ventas hacen a través de Internet. De sus 42 millones de euros de facturación anual, la mitad se vende directamente a través de la Red, llegando hasta Estados Unidos y más allá. Las previsiones de ventas se superan cada año, y sus dueños calculan que en 2004 se van a incrementar un 35 por ciento.

La verdad es que el web de La Bruixa d´Or hace honor a su prestigio. De los muchos que hemos visitado, es el más claro, fácil de navegar y el que más se ajusta a las normas legales requeridas para que el comercio electrónico sea fiable y seguro. En la información general aparecen todos los datos de identificación de la empresa, y en el apartado dedicado al contrato, se especifican las reglas por las que se rige la empresa, tanto en lo que respecta al pedido –que deberá ser confirmado por ambas partes- como a la forma de pago y el coste del envío, reflejado en la hoja del pedido.

La Bruixa d´Or admite dos formas de pago, que dependen del importe del pedido. Para los que no sobrepasan los 1.800 ¤, se puede pagar contra reembolso, mientras que para los que superen esa cifra, sólo se contempla la transferencia bancaria previa. Con relación a los plazos de entrega, la empresa se compromete a enviarlos ocho días después de concretado el pedido. Por último, se específica el trato que da la empresa a los datos de carácter personal, ajustándose a lo que prescribe la LORTAD.

Las páginas dedicadas a la compra propiamente dicha, constan de tres pasos: la elección de la terminación y del número de décimos, la introducción de los datos personales y la confirmación del pedido. Una vez que se ha introducido el número de décimos y la terminación, en la pantalla aparece el total a pagar. Si el comprador está de acuerdo, pulsa para poner en marcha el proceso. Es éste, pues, un sitio web que debería servir como modelo para otras administraciones que pretendan hacer negocio en la venta virtual.

Ciertamente, montar un sistema de venta electrónica de lotería plantea dificultades imaginables; por ello, muchas administraciones han querido asomarse a la Red con cautela, limitando su presencia a meros anuncios publicitarios para su público local o, acaso, como un medio de recibir pedidos desde otros lugares de España. Por lo tanto, no es que falten sitios web especializados, pero lo cierto es que muchos de ellos adolecen de falta de información relativa a la seguridad de la transacción, o bien presentan explicaciones tan farragosas que más vale ir corriendo a comprar el billete a la esquina. El recuadro adjunto presenta una pequeña selección, que permitirá al lector orientarse entre los sitios para la compra online de lotería. Buena suerte.

Direcciones interesantes

------------------------------------

Calabria 50: www.nautae.com/clientes/calabria50/

Cuzco: www.loteria-cuzco.com/

Del Carmen: www.karjedon.com/administracion13/

Doña Elenita: www.lasuerteencasa.com/

Doña Manolita: www.loteriamanolita.com/

El carro de la suerte: www.elcarrodelasuerte.com/

El toro de la fortuna: tienda.laloteriaencasa.com/

Interlotos: www.interlotos.com/index2.html

La Bruixa de Ponent: www.bruixa.net/

La 4 de Elche: www.la4deelche.com/

La Mexicana: www.loteriasapuestas.com/

La suerte de Don José: www.lasuertededonjose.com/

Lotería Nº 7: www.loteria7.com/

Lotería Chipiona: www.loteriachipiona.com

Todolotería: www.todoloteria.com