Así, y tal y como dejó constancia la Asociación de Internautas en su Asamblea Anual, celebrada el pasado 26 de junio en Madrid, “han sido las pequeñas donaciones enviadas mediante SMS y Paypal las que han permitido que la Asociación de Internautas siga a flote”.

Y es que, hace unos meses que el Tribunal Supremo condenó a la Asociación a pagar a la SGAE 36.000 euros de multa, más otros 14.000 de costas y los intereses no concretados, por albergar el dominio “Putasgae”. A pesar de las recomendaciones realizadas para que la Asociación de Internautas desapareciera, para o bien reflotar bajo otra denominación o bien para dejar de existir, los directivos de la Asociación no estaban de acuerdo. “En el mejor de los casos, eso nos parecía una huida que deslegitimaba nuestros proyectos y una traición hacia todos los que se identifican con esos principios”, señala la Asociación de Internautas en su página web, quien además destaca que “hicimos un llamamiento a la comunidad internauta reclamando ayuda para hacer frente a los gastos, de forma que fueran los internautas quienes dijeran si los principios y todo aquello por lo que la Asociación de Internautas ha luchado sigue estando vigente y merece la pena seguir defendiéndolo en el futuro. La respuesta ha sido contundente, esta semana ingresaremos los 36.000 euros que constituyen el principal del pleito y solicitaremos un aplazamiento del resto y una reducción de los intereses por excesivos”.

En cuanto a las donaciones, “se trata de 25.000 personas que han mandado un SMS, o han hecho un clic en PayPal, en solidaridad con un proyecto que es tan suyo como de los asociados, pues ellos han querido que continúe y han demostrado la fortaleza de una sociedad organizada en red para combatir la injusticia; los privilegios como el canon ofensivos en la actual situación de crisis, o modelos de negocio caducos que anteponen el ánimo de lucro de unos pocos sobre el derecho de todos a la cultura y el conocimiento”, afirma la Asociación, quien se ha mostrado convencida de continuar con la lucha “por la defensa de los derechos de los internautas”.