El estudio se ha realizado entre 957 usuarios de TI y 267 directivos responsables de gestionar redes en todo el mundo. Según Gary Middleton, director de desarrollo de negocio de Network Integration de Dimension Data, “esta cifra es particularmente alarmante cuando se extrapola a toda una empresa. En una organización de 1.000 empleados, este nivel de pérdida de tiempo y productividad podría costarle a la empresa decenas de miles de euros al año”.  

Así, con estos datos en la mano, se muestra cómo los problemas de rendimiento y los retrasos se dan en todo un conjunto de servicios. Por ejemplo, los usuarios pueden llegar a perder un promedio de 35 minutos al mes en retrasos al entrar a la red, 25 minutos al mes en correos electrónicos y 23 minutos al mes en transferencias de archivos.

Otro elemento a tener en cuenta que se refleja en el estudio es que, más del 20 por ciento de los directivos de TI que han participado en el mismo, no tienen en cuenta el rendimiento de la red cuando estiman el retorno de la inversión  y un 23 por ciento no lo calcula en absoluto.

De este modo, explica Middleton, “sin conocer el ROI, las compañías quedan abiertas a pérdidas y costes que no se pueden cuantificar. El análisis del ROI en términos de rendimiento, mejorando la tecnología y las soluciones, es a la vez necesario y fácil de probar, con un período de amortización de siete meses. Las empresas necesitan darse cuenta de que la pérdida de productividad del empleado es una considerable fuga de recursos”.

Por otro lado, este estudio pone de manifiesto que, aunque los tiempos de retraso en tecnologías como la VoIP son menores, al ser aplicaciones con poca tolerancia a los retrasos, cualquier lapso de tiempo las puede dejar inutilizables.