En un esfuerzo por convencer a los usuarios de que realmente Linux contiene código UNIX, SCO anunciaba la semana pasada que empezaría a mostrar algunas pruebas de ello a algunos analistas, siempre que antes firmasen un acuerdo de no revelación. Pero expertos de la consultora Giga Information Group afirman que, tras discutir con su departamento legal el asunto, han llegado a la conclusión de que no podrían escribir nada al respecto si firmasen el acuerdo de no revelación, e incluso podrían ser citados a juicio.

Otros analistas se han mostrado reticentes a jugar papel alguno en el juicio de SCO contra IBM por apropiación indebida de secretos comerciales, entre otras reclamaciones. El propio Linus Torvalds ha declarado por e-mail que no firmará de ninguna manera ese acuerdo. La consultora Gartner, que recientemente recomendaba a las empresas que minimizaran la adopción de Linux en sistemas complejos y de misión crítica hasta que se aclarasen las reclamaciones de SCO, también se niega a aceptar la oferta. IDC también tiene reservas.

A pesar de ello, el CEO de SCO, Darl McBride, afirma que ya hay cinco o seis reconocidos expertos que han manifestado interés en ver el código bajo acuerdos de no revelación.

www.sco.com