La compañía Tecsidel, que pertenecía al grupo GSI, se ha convertido, mediante la adquisición por parte de sus empleados de la totalidad de las acciones que este grupo poseía, en una empresa íntegramente española. En palabras de Ramón Recio, administrador de la compañía, "los empleados somos ahora los propietarios de la compañía".

Con una plantilla de 60 personas y una facturación prevista para el presente año de unos 500 millones de pesetas, Tecsidel se organiza actualmente en torno a cuatro áreas de actividad: peaje y control de vehículos, telecomunicaciones, sistemas de información y logística. La división que tiene actualmente una mayor facturación es la de telecomunicaciones, con un 30, 40% del total de la compañía.

Según Jorge Galera, responsable del área de telecomunicaciones, "nuestra participación en el mercado de las telecomunicaciones ha sido una constante a lo largo de todos los años de actividad de la empresa".