Las empresas deberían adoptar herramientas de gestión para controlar sus dispositivos de mano, en la misma medida en la que ya llevan a cabo estas operaciones con los ordenadores personales. Así al menos lo consideran los analistas, quienes urgen a implantar estas soluciones.

En un estudio sobre la gestión de los dispositivos de mano, un analista experto en tecnología inalámbrica argumenta que pocos responsables de sistemas aceptarían un entorno de trabajos con PC donde no pudieran configurarlos de manera remota y, sin embargo, con los PDA, se mostrarían tolerantes con estas mismas situaciones.

Los administradores de sistemas deberían tener en consideración algunas herramientas que ofrecen control remoto de los dispositivos de mano para aumentar la productividad y reducir los riesgos de seguridad, según el mencionado estudio.

Además, el informe asegura que muchos juegos son utilizados para propagar virus a los teléfonos móviles, por lo que estas herramientas de gestión pueden minimizar los riesgos al mejorar las políticas de las compañías.

De esta forma, estas herramientas pueden identificarse las aplicaciones no autorizadas y eliminarlas de manera remota, además de poder reducir determinados riesgos de seguridad al reforzar, también de manera remota, las políticas que prohíben que tecnologías de comunicación como Bluetooth estén siempre activas, lo que deja la puerta abierta a que los hackers accedan a los dispositivos y dejen información almacenada en ellos.