La caída de los precios en el mercado de las memorias informáticas es evidente. Por ejemplo, en el verano del año 2000 una memoria SDRAM de 256 MB de la compañía estadounidense Crucial se vendía a través de su sitio web a 314 dólares (57.148 PTA), ahora su precio es de 47 dólares (8.554 PTA), es decir, un 85% menos.

De ahí que muchos fabricantes de PC ofrezcan ahora ordenadores de gama baja con 128 MB de memoria, mientras que los de gama media se comercialicen con 192 MB. Los modelos más sofisticados continúan incluyendo de forma estándar memorias de 256 MB.

Sin embargo, las previsiones indican que los bajos precios de estos componentes no durarán mucho. Los motivos son diversos: algunos fabricantes de memorias han comenzado ya a reducir su producción, en este trimestre se producen muchas de las ventas anuales de PC y, por último, el lanzamiento de Windows XP puede impulsar la demanda de memoria de los equipos.

“El nuevo sistema operativo de Microsoft necesita al menos 128 MB e incluso mucha gente recomienda 256 MB”, afirma Steve Rodríguez, director de iniciativas estratégicas de Crucial. Rodríguez espera que los precios de las memorias aumenten de nuevo durante el primer trimestre del próximo año.