Puede que tarde mucho tiempo en representar una amenaza para el imperio Microsoft, pero los últimos lanzamientos indican que los distribuidores, fabricantes de hardware y desarrolladores de Linux están concentrándose en hacer que Linux en el escritorio sea una realidad.

Distribuciones como Xandros, Java Desktop System de Sun y Linspire de Lindows se dirigen a nuevos usuarios interesados en migrar desde Windows. Ofrecen productos fáciles de usar y PC baratos con Linux precargado.

Pero usar Linux no garantiza una informática libre de problemas. Conseguir que el sistema vaya “suave” puede ser complicado, y a menudo los usuarios tienen que luchar contra la ausencia de soporte para el software y la escasez de drivers para los dispositivos. No obstante, las empresas están encontrando la forma de evitar estos obstáculos y los usuarios están respondiendo.

Las ventas de la distribución Xandros se han multiplicado por seis en un año, según el CEO de esta compañía, Rick Berenstein, que cita la ausencia de pago por licencia de Linux, la disponibilidad de hardware barato y los problemas de seguridad de Windows como algunas de las razones que están haciendo que gane popularidad el sistema operativo de código abierto.

Muchos distribuidores han empezado a aliarse con fabricantes de hardware para facilitar la transición hacia Linux para los usuarios de Windows que buscan alternativas. Lindows ofrece su sistema operativo Linspire precargado en PC de bajo precio (parten de los 300 dólares, unos 245 euros) y los vende en grandes almacenes. Además, la compañía está moviéndose para ampliar la presencia de Linux: hace poco firmó un acuerdo con Dell para soportar su reproductor de audio DJ bajo Linux.

Sun tiene diez partners de hardware que preinstalan y prueban su Java Desktop en sus sistemas. Pero la compañía no pretende competir con Microsoft, según Peder Ulander, director de soluciones de sobremesa de Sun en Estados Unidos, Sólo quiere dirigirse a los usuarios que no se actualizaron a la última versión de Windows (los que tienen Windows 95 o 98), que inevitablemente pierden el soporte de Microsoft. “La ventaja es que para migrar de Windows 95 a XP hay que cambiar el hardware, mientras que por 50 dólares nosotros proporcionamos un navegador web, un cliente de correo y otras aplicaciones”. No obstante, Ulander admite que no sólo se ganan clientes con el precio, también hay que innovar. Por este motivo, Sun está trabajando en lo que denomina Project Looking Glass, un entorno de escritorio tridimensional que comenzará a incluir en futuras versiones de su distribución Linux Java Desktop. Como el escritorio está en 3D se pueden apilar ventanas en sus extremos, o girarlas, cambiando la forma de organizar tanto el escritorio como los archivos. Ulander cita muchos otros usos para este proyecto, entre ellos el diseño en 3D.

Alexandra Krasne

PC World.com