Las ventas del nuevo sistema operativo Linux, por licencias, cayeron en un 5% desde el año 2000 a 2001, según los datos extraídos de una encuesta publicada la semana pasada por la consultora IDC. Durante los próximos cinco años, se esperan unos beneficios por ventas de sistemas Linux de 80 millones de dólares en 2001 para pasar a 280 millones de dólares en 2006. La disminución en el beneficio fue parte de una caída en las ventas de software para servidores. Además, el número de sistemas operativos para servidor en el año 2001 fue exactamente igual que respecto al año 2001.

El director de sistemas de software de IDC, Al Gillen, puntualizó que "el sistema operativo Windows de Microsoft fue el único que obtuvo beneficios de 2000 a 2001.

IDC concluye sus datos, por nuevas licencias, sumando todas las copias de un sistema operativo vendido así como la parte de un sistema configurado o en una caja. Este método de rastreo no siempre es un buen indicador sobre cómo se configura el tejido de Linux en el mercado porque el sistema operativo puede estar en Internet y a mano de cualquier usuario. Además, los usuarios pueden instalar una copia de Linux sobre cualquier cantidad de ordenadores, lo cual no es posible para usuarios de Windows debido a las restricciones de las licencias. Por consiguiente, el beneficio de la venta de licencias de Linux no tiene correlación directa con su distribución, según Gillen.

Sobre la investigación de IDC, se ha demostrado que los usuarios cambian sus hábitos en cuanto al despliegue de Linux en las empresas, con usuarios que instalan Linux en dos o tres máquinas.