La mayoría de las actuales redes móviles de tercera generación (3G) que están basadas en WCDMA ofrecen una velocidad máxima de carga y descarga de 384 Kbps. Con la utilización de HSDPA (High Speed Downlink Packet Access), la velocidad de descarga se incrementa hasta los 3,6 Mbos.

Tanto LG como Samsung han mostrado en una reciente conferencia unos sistemas, aún en fase prototipo, de HSUPA (High Speed Uplink Packet Access). Las previsiones de la primera de las compañías es que estos dispositivos sean una realidad comercial en la segunda mitad de 2007. Los ingenieros de LG han conseguido, en sus centros de desarrollo, ratios de transferencia de hasta 2 Mbps, aunque la media está en el 1,5 Mbps. Sin embargo, los responsables de investigación de esta compañía se muestran confiados en incrementar estas velocidades, puesto que, no en vano, en teoría se pueden alcanzar los 5,8 Mbps.

Por su parte, la tecnología HSUPA de Samsung también es capaz de alcanzar velocidades de subida de hasta 2 Mbps, según esta empresa. Al incrementar la velocidad de subida se reduce el tiempo que los usuarios tardan en cargar sus archivos. Por ejemplo, Samsung asegura que de los cinco minutos que se tardan en cargar cinco archivos MP3 en redes WCDMA, con HSUPA sólo se tarda un minuto.

Los planes de Samsung son construir sus primeros sistemas HSUPA en Europa durante 2007 para operadores como Orange.