LG estima que el “mercado paralelo” de producto óptico (es decir, lectores y grabadores de CD y DVD, tanto internos como externos) provoca un negocio cesante de 10 millones de euros en el mercado español. Además, según afirma Rafael Catena, director de ventas de la división de productos informáticos de LG Electronics España, “a este dinero que nosotros dejamos de percibir hay que sumarle el fraude fiscal, que se estima en 15 millones de euros que Hacienda ha dejado de ingresar en 2004 sólo en concepto de IVA”.

Por este motivo, la compañía ha iniciado una serie de acciones encaminadas a acabar con este negocio de importación “ilegal” de producto –sin pagar el correspondiente IVA por él- que, una vez llega al consumidor le convierte en el principal afectado, ya que queda desprotegido sin las garantías que corresponden a este tipo de productos. Catena admite que “para el consumidor final es difícil identificar el producto legalmente importado del que no lo es; únicamente un precio llamativamente inferior a la media del mercado puede alertarle de que se trata de un producto ilegal”. No obstante, la compañía ha continuado dando soporte a los usuarios que se ven afectados por este problema sin su previo conocimiento, al tiempo que pone en marcha acciones legales contra los distribuidores de estas unidades ilegales para evitar que continúen llegando al mercado.

En concreto, la compañía realiza acciones informativas, contactando con los distribuidores de estas unidades ilegales e informándoles de la situación. También se están realizando inspecciones técnicas y logísticas en los almacenes de los mayoristas para detectar unidades “ilegales” entre las devoluciones de producto en garantía. Y, por último, se iniciarán acciones legales contra aquellas empresas que, tras conocer la ilegalidad de su actuación, continúen vendiendo estos productos en el mercado español.

Tel: 912 112 200

www.lge.es