Una facturación global de 326 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 11,6 por ciento, es el último anuncio efectuado por LG Electronics España. La división de informática concentró 72 millones de euros, un 22 por ciento del total, frente al 31 por ciento que representaba en 2002. Este descenso se debe, principalmente, a los problemas de disponibilidad de producto sufridos en el terreno de pantallas TFT el pasado año, cuando la demanda de este tipo de productos superó las previsiones y, por tanto, no pudieron responderse las peticiones. En el resto de los elementos de esta división, los responsables de la misma señalaron que se incrementaron las ventas.

En lo referente a la división de electrónica de consumo, creada de la reciente fusión de la gama marrón y la de nuevas tecnologías, concentró 85 millones de euros, un 26 por ciento del total. El resto de la facturación se reparte entre los 26 millones de euros de la telefonía, un 8 por ciento del total; los 82 millones de la gama blanca, un 25 por ciento del total; y los 60 millones de euros de la división de aire acondicionado, un 19 por ciento del total.

Para 2004, los objetivos pasan por crecer un 40,8 por ciento, hasta 459 millones de euros: 48 millones en telefonía, 100 millones en gama blanca, 75 millones en aire, 108 millones en informática creciendo un 50 por ciento (algo que ya se está superando tras el primer trimestre de 2004), y 128 millones en electrónica de consumo, con un crecimiento del 49 por ciento.