Según el último informe de Harris Interactive, que recoge Reuters, “a día de hoy, el 8 por ciento de los estadounidenses que tienen el hábito de lectura disponen de un libro electrónico”. Una cifra que se va a incrementar considerablemente en los próximos seis meses ya que el 12 por ciento de los lectores de Estados Unidos ya ha manifestado su intención de adquirir un e-book en ese período.

“Es inevitable que los hábitos de lectura de los ciudadanos cambian, y más si tenemos en cuenta factores como el incremento de las expectativas de venta y que cada vez hay un mayor número de dispositivos disponibles en el mercado”.

Es más, la tendencia es que, al final, los usuarios cuenten con “verdaderas bibliotecas digitales”. Aunque a día de hoy, los libros electrónicos sólo suponen el 3 por ciento de las ventas totales de libros (y que hay un sector de los “bibliófilos” que consideran mejor disponer de un libro en papel), las principales consultoras creen que esta cifra se cuadruplicará en 2015.

Y, los principales jugadores de la industria ya se están frotando las manos. Uno de los pioneros, Amazon,ya ha vendido cinco millones de dispositivos Kindle desde su lanzamiento en 2007. Es por ello que en vistas de la dura competencia existente actualmente, y la voraz lucha de precios, Amazon haya decidido comercializar su último modelo Kindle a través de las grandes superficies.

Sony es otro de los grandes protagonistas quien, hace poco, presentó su estrategia para liderar este mercado, mientras que Apple ha incorporado a su iPad características típicas de un libro electrónico.

En definitiva, un mercado con grandes expectativas.