El sector mundial de las telecomunicaciones podría haberse ahorrado 90.000 millones de dólares (unos 11,7 billones de pesetas) si se hubieran ajustado los niveles de productividad a las metodologías de trabajo más avanzadas que existen en la actualidad. Esta es la conclusión más importante de un estudio elaborado por Mercer Management Consulting (MMC) durante 1996.

Los datos, correspondientes al año 1995, muestran que en Europa occidental esta cifra es de 30.000 millones de dólares (3,9 billones de pesetas), es decir, una tercera parte del total. En caso de incluir a los países de Europa del Este la cantidad se incrementa hasta los 45.000 millones de dólares (5,85 billones de pesetas).

La zona con mayor eficiencia operativa es Norteamérica donde el ahorro potencial fue de 17.000 millones de dólares (2,2 billones de pesetas). En palabras de Ambrosio Arizu, director de la oficina de MMC en Madrid, "las compañías deben ser conscientes de que los ahorros potenciales no dependen tanto de los recortes de personal como de la reingeniería de procesos, ya que del incremento del rendimiento depende una calidad superior en los servicios ofrecidos".