Si anteayer dabamos la noticia de la tarjeta SanDisk SDXC de 64 GB, que batía el record de capacidad actual de ese formato, esa cifra parece ridícula al lado de lo que promete el nuevo estándar CompactFlash 5.0, con el se podría llegar, al menos teóricamente, a una capacidad de hasta 144 petabytes.

Aunque las tarjetas de SDXC presumen de su capacidad máxima de 2 terabytes, la CompactFlash Association está rompiendo todo tipo de expectativas razonables con las especificaciones de sus tarjetas CF 5.0. Las tarjetas CF siempre han sido conocidas por soportar capacidades más altas que otras tecnologías de memoria flash, y la anunciada especificación 5.0 continua con ese legado.

Para hacerse una idea de lo que suponen los 144 petabytes de capacidad, hay que saber que 1 petabyte es igual a 1.024 terabytes. Y que 1 terabyte es igual a 1024 gigabytes de datos, una medida que estamos más acostumbrados a ver todos los días. Suponiendo que la mayoría de nosotros en la actualidad dispone de 2 terabytes de datos (lo que puede ser una exageración para el usuario medio de un ordenador), podrían almacenarse todos los datos de 70.000 personas en una tarjeta CF.