A pesar de esta espectacular evolución del tránsito de información móvil, las redes wireless solo manejarán el 40 por ciento de los datos en movilidad, lo que también reserva un importante papel a las redes fijas.

Uno de los grandes motores de esta carrera hacia la movilidad tiene que ver con las tecnologías de red 3G y 4G que abren la oportunidad a los operadores para ofrecer servicios de valor añadido que mejoren sus resultados.

Sin embargo, la evolución de los ingresos de los propietarios de las redes no ha evolucionado en la misma media que el ingente tráfico, lo que al final ha redundado en la congestión de las infraestructuras y, en consecuencia, presiona a los operadores a crear más torres y estaciones base o mejorar su red con tecnologías de última generación. Es decir, más inversión.

Otra forma de detener el deterioro de estas redes es optimizar las comunicaciones, con ayuda del control de tráfico, pero este proceso requiere una inspección intensiva de los paquetes y la correlación de los mismos y aislar a los usuarios de volúmenes de datos más fuertes.wifi

La descarga permite mover el tráfico de datos móviles de una red a otra, mediante el aprovechamiento de tecnologías complementarias de red  para la distribución de los datos, vía redes celulares. WiFi y la tecnología de small cells son las estrellas en este terreno.

En el futuro puede que veamos a muchos operadores integrar redes WiFi y femtocells en una sola, para resolver las demandas de capacidad.