El coste estimado por distintos sectores para esta adaptación en nuestro país se cifra en unos 200.000 millones de pesetas, lo que supondrá según se hizo público durante la celebración de la jornada, que cada español pagáremos entre 3.700 y 5.000 personas para asumir este gasto.

Mariano Rajoy, Ministro de Administraciones Públicas, que inauguró la sesión dio a conocer las acciones que ha llevado a cabo la Administración española para acometer los proyectos de adaptación de sus sistemas de información como usuarios de las mismas, reconocimiento los retrasos que existen en la actualidad. Entre las iniciativas que el Ministro comentó se encuentra una comisión denominada "Efecto 2000" que incorporará representantes de los distintos estamentos socioeconómicos de nuestro país; el incremento de atribuciones del Consejo Superior de Informática para orientar con los resultados de sus experiencias al sector privado.

Por su parte, el presidente de SEDISI, José Mª Vila, señaló el enorme esfuerzo que están realizando las empresas del sector para poder atender las necesidades de los usuarios en relación con el efecto 2000, y que van, desde jornadas de sensibilización, hasta un seguimiento sobre el nivel de implantación de proyectos en las empresas. Vila afirmó que un ejemplo claro de este esfuerzo es la creación de más de 10.000 puestos de trabajo a lo largo de los dos últimos años, que están siendo orientados en gran medida para atender estos proyectos.

Por último señalar que Carlos Ferrer Salat, presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio solicitó por parte del Gobierno medidas de apoyo para las empresas, que incluyan incentivos fiscales y créditos blandos para la amortización acelerada de los equipos afectados por el efecto 2000.