Según un estudio de Compuware, las empresas españolas comprueban en un 20 por ciento la idoneidad de sus aplicaciones antes de integrarlas en sus entornos de trabajo. Esto significa que las compañías en España soportan alrededor de 2.200 fallos al mes en sus sistemas de información, y para solucionarlos invierten entre diez y 60 minutos. Esto equivale, según el citado estudio de Compuware a un coste de entre 20 y 300 millones de pesetas mensuales.

Además, se ha comprobado que las empresas españolas no adquieren herramientas de testeo y realizan comprobaciones rutinarias de sus aplicaciones. Según datos del ESI, el 37 por ciento de las empresas en España incluyen en sus estrategias la incorporación de este tipo de herramientas. Mientras, Compuware afirma que el 90 por ciento de las grandes empresas españolas realiza el testeo o comprobación de las aplicaciones de forma manual. Esto supone un gasto de 800.000 millones de pesetas, mientras que realizando esta misma operación de forma automática se reduciría entre el 20 y 60 por ciento de los costes.