En la última campaña también aumentaron los servicios de ayuda y asistencia de la Agencia, ya que el teléfono de Información Tributaria Básica atendió entre los meses de mayo y junio más de 2,5 millones de llamadas, un 32 por ciento más.

Durante esta campaña se concertaron 2,1 millones de citas para que los contribuyentes acudieran a las oficinas de la Agencia a confeccionar su declaración, un 11 por ciento menos que en 1999, como consecuencia, según Hacienda, del "buen número" de usuarios que dejaron de demandar este servicio tras la puesta en marcha del nuevo modelo de devolución rápida.

Por último, el servicio de envío de datos fiscales remitió información a 1,13 millones de contribuyentes, frente a los 640.000 ciudadanos que solicitaron sus datos en la anterior campaña de la Renta.