50 votos a favor, 1 en contra y 2 abstenciones. Éste ha sido el resultado de la votación del Comité de Libertades Civiles de la Unión Europea ante una nueva propuesta que pretende armonizar las leyes “anti-hacking” y que, entre otras cosas, contempla la posibilidad de que los ataques cibernéticos a los sistemas informáticos se conviertan en delitos penales.

De ser así, la propuesta incluye que los ciberdelitos se castiguen con al menos dos años de prisión en cualquiera de los 27 países miembros de la Unión Europea.

Además, el Comité de Libertades Civiles también propone adoptar medidas más enérgicas contra aquellos que posean o distribuyan herramientas que puedan ser utilizadas para llevar a cabo ciberataques. En este sentido, la propuesta de del Comité de Libertades Civiles es establecer hasta cinco años de prisión para aquellos que sean encontrados culpables de haber participado en ataques “a larga escala” utilizando botnets,  ataques de denegación de servicio DDoS o si, por motivo del ciberataque, hay pérdidas económicas. Esta propuesta ha sido vista por los expertos como una clara advertencia a colectivos hacktivistas, como puede ser el caso de Anonymous.

Según palabras de Monika Hohlmeier, eurodiputada alemana y miembro del Comité, “estamos tratando con serios ataques criminales, de los que, algunos de ellos se han podido llevar a cabo por organizaciones criminales”.

Es más, Monika Hohlmeier continúa asegurando que “el daño económico que han sufrido tanto empresas como usuarios públicos y privados asciende a varios miles de millones de euros cada año. Ningún fabricante de automóviles pone en la calle un coche sin cinturón de seguridad, y, si lo hace, se hace responsable de cualquier daño. Estas mismas normas se deben de aplicar al mundo virtual”.

Esta propuesta también afecta al robo de cuentas individuales para cometer delitos y aquellos que sean considerados culpables de espionaje industrial.

Noticias relacionadas

-El cibercrimen golpeará con fuerza en los próximos diez años

-La CE propone medidas comunes en la Unión para luchar contra los ciberataques