A raíz de la adopción el año pasado de una Directiva sobre privacidad y comunicaciones electrónicas, los Estados miembros tendrán que transponer la prohibición del correo basura a la legislación nacional para finales de octubre de 2003.

Erkki Liikanen, comisario europeo de Empresa y Sociedad de la Información, ha dado a conocer las medidas que se llevarán a cabo para luchar contra el spam, y que estarán enmarcadas en tres frentes: jurídico, técnico y de concienciación ciudadana.

Además de la normativa europea, dentro del marco jurídico, las medidas de tipo técnico serán aplicables por los proveedores de servicio de Internet, a quienes la UE facilitará sistemas de filtrado de correo basura. La concienciación social se basará en conseguir que los usuarios de Internet no permitan ni practiquen el spam.

El 51% de los mensajes de correo electrónico son spam, según datos de la UE, y gran parte del correo basura procede de países de fuera de la UE, por lo que el comisario Liikanen ha hecho una llamada a la cooperación internacional para erradicar este problema que causa pérdidas de 2.500 millones de euros anualmente a las empresas europeas.

La UE es, de esta forma, el primer organismo supranacional en actuar contra el spam a nivel legal. Con la excepción limitada de las relaciones comerciales existentes, la publicidad comercial por correo electrónico deberá contar con el consentimiento. Este régimen denominado de "opt- in" también cubre los mensajes SMS y otros mensajes electrónicos recibidos en cualquier terminal fija o móvil.

europa.eu.int