El HD DVD, creado por Toshiba, y Blu-ray, desarrollador por Sony, luchan en estos momentos por el liderazgo en la próxima generación de formatos audiovisuales. La Comisión sospecha que los términos en los que estas compañías licencian sus productos pueden estar violando las leyes de competitividad europeas.

“Enviamos una carta a principios de julio a los fabricantes tanto de HD DVD como de Blu-ray pidiéndoles información acerca de las licencias”, ha declarado un portavoz que no quiere que se le identifique.

Este portavoz tampoco ha querido comentar qué compañías han recibido esta misiva, aunque Sony ha confirmado que ya la tiene en su poder y que está cooperando con los organismos competentes. “No hay indicios de reclamación alguna, o de algún aspecto relacionado con la libre competencia por parte de la Comisión o cualquiera otra entidad”, ha señalado la compañía nipona.

El portavoz del organismo europeo ha explicado que, una vez que la Comisión haya examinado las respuestas que reciba de su carga, decidirá si abre definitivamente o no una investigación sobre la materia.

Además, los fabricantes de estos formatos pueden licenciar sus productos tanto a fabricantes de hardware como de DVD y la Comisión no ha querido aclarar en qué tipo de licencias está basando su investigación.

Cabe recordar que HD DVD cuenta con el respaldo de Intel, Microsoft y Universal Studios, mientras que detrás de Blu-ray hay empresas como Apple, Philips, Samsung, Panasonic, 20th Century Fox y Metro-Goldwyn-Mayer.