Jaime García Cantero, director de investigación y desarrollo en IDC, ha señalado que “la importancia de la información no es disponer de ella, sino compartirla, moverla entre las diferentes personas de una cadena que pueden estar interesadas en saber qué sucede y así actuar en consecuencia”.

García, para explicar la importancia de disponer de dispositivos móviles, no ha ahondado en los beneficios que aporta a una empresa, sino de los mitos, falsos, que rodean a la movilidad. García ha señalado un pequeño decálogo de “las diez mentiras de la movilidad”. Sin importar el orden de importancia en la enumeración, el analista de IDC ha puesto en primer lugar la mentira de que “existe un trabajador móvil”, entre otras cosas porque “todos somos trabajadores móviles: mientras asistimos a una reunión en otro lugar físico diferente a nuestras oficinas o mientras terminamos de leer un correo en nuestra casa”.

En segundo lugar, “la movilidad no es una aplicación, sino un conjunto de aplicaciones”. Otras “mentiras” a las que se ha referido García son “que el tamaño de las aplicaciones no importa”. García ha señalado que sí importa puesto que el dispositivo es mucho más limitado que un PC o un portátil. Y a esto hay que sumarle el coste de descargarse una aplicación pesada de manera remota gracias a las últimas tecnologías (3G o UMTS).

Respecto a la movilidad, García ha comentado que debe ser algo “táctico y puntual”. La movilidad ayuda a la empresa cuando tenemos que desarrollar una acción y, al compartir información, podemos poner en marcha una estrategia diferente de la que tuviéramos en mente y adaptarnos más rápidamente a los cambios.

Pero uno de los aspectos para García más importantes sobre la movilidad es el disponer siempre de lo último. García opina que, además de una mentira, es casi un atraso intentar tener lo último en movilidad. “En realidad lo que importa es tener lo que de verdad necesitemos, ya sea la última tecnología o la de hace 12 meses”, ha comentado García.