La tecnología Super Hi-Vision (SHV) en la que está trabajando la televisión pública NHK de Japón ofrece imágenes con 4.320 líneas horizontales y 7.680 verticales, lo que supone cuatro veces más resolución que la actual tecnología HDTV. Dicho de otra manera, una imagen de SHV equivale a 16 pantallas HDTV juntas.

NHK lleva un año trabajando en esta tecnología, y ha desarrollado un sensor de imágenes (ver foto) para las cámaras de televisión que les permite captar información para una pantalla de SHV. Para ello se usaban hasta ahora cuatro sensores: uno para cada uno de los tres colores básicos (rojo, verde y azul) más uno verde adicional para duplicar la resolución posible hasta alcanzar el estándar SHV.

Aunque de momento es un prototipo, el sensor que han mostrado los ingenieros de la televisión nipona permite leer en pantalla con total nitidez un periódico situado en una escena a tres metros de la cámara; algo que sería dificilísimo hacer con los sistemas de alta defiición existentes hoy en día.

No obstante, una señal SHV sin comprimir tiene una tasa de bits de 24 Gigabits por segundo, imposible de gestionar por los sistemas de transmisión. Eso significa que debe ser comprimida, y la codificación y decodificación de una señal de tal ancho de banda representa un auténtico reto tecnológico.

NHK ha sido pionera en la transmisión de televisión de alta definición. Comenzó las emisiones en HDTV a mediados de los noventa usando un sistema analógico desarrollado en los mismos laboratorios que SHV. Este sistema, cuyas transmisiones están previstas para finales de este año, fue mostrado por primera vez al público en 1969. NHK fue también la primera compañía en enviar una cámara HDTV en la lanzadera espacial en 1998, y en transmitir en directo desde la Antártida en 2003.