El acuerdo estratégico alcanzado por Barclaycard y Lycos se inició en Alemania y ahora se extiende a España y Francia. En principio, tiene una duración anual y durante el próximo año se prevé su ampliación, así como el desarrollo de una marca compartida en estos países.

El acuerdo propone a Lycos como el medio donde los consumidores pueden obtener información y realizar compras por Internet, y a Barclaycard como el mecanismo idóneo para efectuar esas compras online. Asimismo, Barclaycard ofrece a sus usuarios el seguimiento de sus gastos en su página web.

La tarjeta de crédito de Barclaycard no requiere que los clientes tengan una cuenta en un banco en particular, sino que simplemente la domicilien en la cuenta bancaria que deseen. Esta tarjeta se puede solicitar a través el portal de Lycos (www.shrcc/test/barclaycard/lycos/==es==/index.html), ofrece una garantía de seguridad en las transacciones online derivada de las inversiones en tecnología propia de detección de fraudes de Barclaycard y un seguro de viaje, tanto para el titular como para su familia. Además, se puede utilizar en cajeros o en establecimientos comerciales de todo el mundo al tratarse de una tarjeta Visa.

Barclaycard comenzó a operar en nuestro país en 1999 y según Ron Boddy, director comercial de Barclaycard International, el mercado español es muy importante para la compañía. Uno de los objetivo principales de la entidad en la actualidad es impulsar el desarrollo de operaciones en Internet: “nuestra meta es que las transacciones online sean más seguras y cómodas para aumentar el volumen de compras por Internet. De ahí que hayamos decidido aliarnos con Lycos, el portal líder en Europa”, afirma Boddy.

www.lycos.es

www.barclaycard-es.com