Tras el lanzamiento a finales de agosto de nuevas versiones de procesadores Pentium 4 para ordenadores de sobremesa que alcanzan velocidades de hasta 2,8 GHz, Intel decidió rebajar el precio de los modelos anteriores. De este modo, un Pentium 4 a 2,4 GHz pasó de costar 400 dólares (403 euros aproximadamente) a valer sólo 193 dólares (194 euros aproximadamente). Asimismo, la compañía ha efectuado recortes en los precios de otros modelos de su gama de procesadores para equipos portátiles (el precio Pentium 4-M a 2 GHz se redujo en un 45%), en la familia Celeron (rebaja media de 16,75%), así como en los modelos Xeon de gama baja (reducción media de un 16,67%).

Sin embargo, esta estrategia orientada a promover la demanda de ordenadores no está mostrándose muy efectiva a juicio de Investec. Según esta consultora, la facturación de Intel durante el tercer trimestre será inferior a la que se le había asignado en un principio: 6.500 millones de dólares (6.543,84 millones de euros) en lugar de 6.700 millones de dólares (6.745,19 millones de euros). Intel, por su parte, auguró al hacer públicos los resultados del segundo trimestre que obtendría en el tercero unos ingresos de entre 6.300 millones de dólares (6.342,50 millones de euros) y 6.900 millones de dólares (6.946,54 millones de euros).

www.intel.es

www.investec.com