Un informe de Price Waterhouse elaborado por BSA (Business Software Alliance) muestra los datos negativos que la piratería informática ha causado al mercado de puestos de trabajo. Así, un descenso del 17 por ciento en el actual nivel de piratería europea (52 por ciento en 1994) hubiera supuesto la creación, durante el pasado año, de 56.100 empleos nuevos. Las Haciendas Públicas, otras de las grandes perjudicadas por esta práctica ilegal, hubieran recibido en el mismo supuesto cerca de 175.000 millones de pesetas. El software estándar, que posee un impacto significativo en las economías de Europa Occidental, representa una cifra de 7.300 millones de dólares respecto al mercado total de software y tiene unas expectativas de crecimiento del 17 por ciento hasta 1997 y del 15 por ciento entre 1998 y el año 2000. Durante 1994, año en el que se centra el informe, la copia y uso ilegal de programas de ordenador arrojó unas pérdidas de más de 600.000 millones de pesetas entre los desarrolladores de programas y las empresas de distribución de Europa Occidental. Asimismo, el informe asegura que con un índice de piratería del 35 por ciento, el sector de software podría estar dando empleo a 356.600 personas en toda europa durante 1997.