Entre las empresas participantes figuran compañías del sector tecnológico como Microsoft, Amena, Alcatel, Philips; y otras como Daikin (aire acondicionado), La ley –editorial especializada en Derecho-, y Sacyr Vallehermoso. De este modo, cada una ha puesto parte de su experiencia profesional y se ha cuidado al máximo el “salario emocional” del trabajador, y se va más allá de una buena mesa y silla y un PC. Se intenta que cada trabajador se encuentre como en casa mientras está en la oficina, de modo que esto redunde en una mayor productividad del empleado. Así, por ejemplo, Amena cuida que los trabajadores puedan acceder a cualquier información desde cualquier lugar mediante su s soluciones móviles; Philips ha realizado un estudio sobre la luz necesaria para trabajar y provocar así un lugar confortable para el trabajo. Para Microsoft, la oficina digital se centra en tres áreas: movilidad, exceso de información y seguridad y confidencialidad de la información.

El coste de esta oficina digital –pensada para un entorno laboral de 60 empleados y unos 900 metros cuadrados- es de 6 millones de euros, de los que 1,5 millones de euros corresponden a innovación.

www.cremadescalvosotelo.com

www.aguirrenewman.es