Hoy más que nunca, el usuario es el protagonista indiscutible al hablar de ocio digital. El es quien decide cómo, cuándo y dónde disfrutar de cualquier tipo de contenido multimedia. Esta tendencia del mercado es imparable y, por lo tanto, los fabricantes de tecnología tienen una serie de retos por delante para vencer las barreras que “obligan” a un usuario a permanecer en un sitio concreto en un momento concreto para disfrutar de su ocio. Estos retos se están empezando a alcanzar gracias a los nuevos avances en cuanto a formatos y contenidos. La televisión se está convirtiendo de nuevo en el centro de entretenimiento del hogar.

La televisión ha dejado de ser la caja tonta para convertirse en un aparato inteligente y uno de los principales equipos con el que reproducir contenidos digitales independientemente de dónde provengan o que formato tengan. Una memoria USB, Internet o de forma inalámbrica desde un PC… a través del televisor podemos tener toda la oferta informativa y de entretenimiento disponible en el mercado en nuestros hogares.

La televisión vuelve a ser el centro de entretenimiento en el hogar, desplazando al PC. Pero la tecnología permite además compartir de forma inalámbrica el mismo contenido en varias plataformas tales como PC, teléfonos móviles, TV y tablets. De este modo, podemos ver en todo momento contenidos digitales; por ejemplo, podemos empezar a ver una película en la televisión de nuestro salón y terminar de verla en el móvil si necesitamos salir de casa.

Este avance se traduce en que cada vez más personas en más lugares pueden experimentar las ventajas de cualquier tipo de contenido digital disponible en la llamada nube. Esta forma de gestionar y administrar la información es la más transparente para el usuario, ya que no importa dónde esté alojado el contenido, lo relevante es que pueda disfrutar de sus películas, series, fotografías, canales específicos de televisión... desde diferentes plataformas móviles en cualquier momento y lugar.

Por eso, los proveedores de servicios se están preparando para una demanda creciente de las aplicaciones disponibles en la nube para poder ofrecer servicios con valor añadido. Es decir, no sólo una amplia oferta de entretenimiento, sino, además, que el usuario tenga la opción de consultar sus cuentas bancarias, almacenar sus fotografías o pedir una pizza, entre otras funciones. A lo que se añade que todos estos servicios se podrán disfrutar directamente en nuestros hogares a través del televisor.

Nuevos servicios

En este sentido, se están ofreciendo nuevos servicios en el mercado como el videoclub on-line. Una solución que permite descargar películas, documentales o series en streaming para visualizarlos en diferentes dispositivos, porque a través de este sistema de distribución de archivos se puede disfrutar de contenidos digitales sin necesidad de descargarlos ni almacenarlos en ninguna aplicación. Se trata de una plataforma común para varias pantallas que asegura el entretenimiento en tiempo real olvidándonos de las tediosas descargas.

El nuevo servicio se basa por tanto en ofrecer soluciones para las denominadas “cuatro pantallas” —PC, TV, móviles y tablets—, de forma que podemos ver el mismo contenido digital en los cuatro formatos sin interrupción alguna, siendo el propio usuario quien decide en cuál quiere disfrutar de su oferta multimedia y seleccionar el dispositivo que mejor se adapte a su actividad y tiempo libre.

De acuerdo con los datos de la consultora Display Search, los servicios de vídeo bajo demanda aumentarán rápidamente a partir de este año con una demanda de 5 millones de copias y alcanzará las 182 millones de copias para 2013.

Entretenimiento Web 3.0

Todos los grupos de medios informativos están desarrollando sus estrategias de comunicación vía Internet y, por ende, casi todos los portales españoles tienen servicios Web 3.0. Emisoras de radio y cadenas de televisión en España utilizan Internet como un canal más de redifusión de sus programas en directo, y mantienen librerías de programas antiguos. En el caso de las cadenas de televisión, retransmiten por Internet sus programaciones tradicionales para que pueden ser visualizadas por los espectadores desde sus dispositivos.

No sólo los medios informativos, también la industria del cine ha visto una oportunidad de negocio en este nuevo tipo de formatos, invirtiendo en su desarrollo y apoyando este tipo de iniciativas, con el fin de desarrollar un mercado ahora incipiente, pero del que se espera una facturación superior al formato físico en los próximos 3 años.

Y es que a través de las aplicaciones Web 3.0 las series más populares en España han llegado a registrar un 20 por ciento adicional de telespectadores, donde la mayoría de las descargas se siguen registrando desde el PC, pero la tendencia es que habrá un desplazamiento hacia el móvil y la TV, dispositivos cada vez más avanzados que permiten la descarga y óptima visualización de los programas de modo que el PC se convertirá en el cuarto dispositivo para las descargas de series y películas en Internet detrás de la tablet, el móvil y la TV.

Los beneficios de los vídeos bajo demanda

La disponibilidad de más contenidos digitales en el mercado permitirá disfrutar de una forma más sencilla de la navegación a través del PC, teléfono móvil, TV y tablet con aplicaciones cada vez más intuitivas para acceder a las distintas funciones. Se suma, además, que las compañías de electrónica de consumo tienen actualmente un 20 por ciento de su catálogo de productos disponible en el mercado con conexión a Internet —TV, Home Cinema, reproductores Bluy-Ray—, por lo que el entretenimiento digital será cada vez más accesible a toda clase de usuarios.

Aunque cada fabricante está desarrollando su propia plataforma, ya existen iniciativas comunes en Europa para homogeneizar los servicios. En Inglaterra el proyecto Canvas bajo la tutela de la BBC está integrando a todos los fabricantes. Al mismo tiempo, en el proyecto HbbTV, los fabricantes de TV líderes de esta industria también tratan de establecer una plataforma común. La tendencia de mercado según un estudio de iSuppli es que el número de TV conectadas crezca a un ritmo del 50 por ciento en los próximos años, un crecimiento superior al 3D.

Por su parte, Display Search prevé que para 2012 el 66 por ciento del mercado mundial tendrá TV con tecnología LED y LCD con una plataforma de Internet incorporada a unos precios debajo del umbral de los 1.000 euros.

Con el acceso a todo tipo de contenidos digitales desde cualquier lugar y momento, para los usuarios será cada vez más fácil elegir el instante en el que disfrutar del entretenimiento y ocio disponible en la red, gracias a la amplia variedad de dispositivos y aplicaciones disponibles en el mercado que nos permitirán estar conectados e informados con todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Marcos García, director de la división de Electrónica de Consumo de Samsung Electronics Iberia