El desarrollo de las cerdas (pelos sensoriales) de la mosca de la fruta ha propiciado que la compañía QinetiQ, especializada en soluciones científicas y tecnológicas, y la división de investigación de tecnología avanzada del operador BT, BTexact Technologies, trabajen en un algoritmo aplicable a redes de telefonía móvil. Según las investigaciones realizadas, la creación de las cerdas de este tipo de moscas se produce enviando señales a las células vecinas y “escuchando” las señales de éstas. De este modo, se forma un patrón adecuado de cerdas sin necesidad de un control central. BTexact cree que este principio de autoorganización podría ser útil en la gestión de redes de telefonía móvil, ya que permitiría a la red adaptarse continuamente a cambios en la recepción de llamadas y evitar posibles fallos en la estación base. Con ello no sería necesario un organizador central que siga la pista de las acciones en la red y reorganice la frecuencia de uso para adecuarla a la demanda.