La primera vía es para aquellos estados que desean continuar litigando, y la segunda para aquellos que prefieren acabar ya con el largo proceso judicial que comenzó ya hace 3 años.

En un documento presentado el jueves en el Tribunal del Distrito de Estados Unidos, la jueza Collen Kollar-Kotelly ordenó que el acuerdo del gobierno estadounidense siguiera la primera vía, y se le dio al gobierno hasta el 15 de noviembre para presentar una propuesta de sentencia y una declaración del impacto competitivo en el caso. La sentencia propuesta se someterá a un periodo de 60 días de comentarios públicos, después de ser publicado en el New York Times, Washington Post y San José Mercury News antes de el citado 15 de noviembre.

Para asegurar una amplia exposición pública, la sentencia se publicará siete veces en dos semanas, y los lectores podrán enviar comentarios escritos a un funcionario de la división antimonopolio del Departamento de Justicia de los EEUU. Después del cierre del periodo de comentarios públicos, el Tribunal mantendrá una conferencia sobre el estado del asunto, para determinar si existe la necesidad de una audiencia sobre la sentencia o resolución final propuesta.

Mientras tanto, los estados que han decidido seguir adelante con la batalla tendrán que informar al tribunal sobre sus representantes legales antes del día 16 de noviembre, y después presentar un informe conjunto sobre los temas que quedan en el caso. Tras recibir el informe, la jueza programará una conferencia en vistas a su sentencia sobre los remedios judiciales que se aplicarán a Microsoft. Los estados que sigan esta vía tienen hasta el 22 de febrero de 2002 para presentar todas sus mociones en la nueva derivación de la causa.

www.microsoft.com