La denuncia se produce seis semanas después de que un juzgado federal de Los Angeles haya sentenciado que la compañía no es responsable de tráfico ilegal de archivos por utilizar su software.

En esta ocasión, la RIAA reclama que StreamCast ha violado las leyes de propiedad intelectual cuando compró alrededor de 2.000 CD en 1999 para abrir una estación de radio por Internet que nunca se puso en marcha.

Las estrictas condiciones que imponía la llamada Acta de Copyright del Milenio Digital (DMCA) hizo desistir a la compañía de poner en marcha la emisora de radio por Internet, pero según la denuncia de la RIAA, esa base de música sigue estando en poder de StreamCast.

Los responsables de StreamCast se quejan de que la RIAA está intentando debilitar a su empresa a base de denuncias. “Si no pueden ganar por la ley, puedes ganar minando a tu oponente a través de las costas de los juicios”, señala un abogado de la EFF (Electronic Frontier Foundation), que representa a StreamCast en el caso. La fundación alega que Morpheus ha sido considerado oficialmente como un software legal, y que esta última denuncia no tiene razón de ser por acusar a la empresa de innovación tecnológica, en lugar de piratería.

La RIAA está formada por compañías Sony Music, Universal, EMI, AOL Time Warner y Bertelsmann BMG.

www.riaa.org