Las copias ilegales constituyen la partida principal de las pérdidas de las compañías; y esto se debe, según Bob Kruger, vicepresidente de cumplimiento de BSA, "al periodo de estancamiento de la economía, donde las empresas prefieren asumir el riesgo de trabajar sin licencias y exponerse a penalidades potencialmente significativas si son descubiertos". Kruger también ha señalado que "la piratería en los lugares de trabajo es lo que representa la parte del león de estas pérdidas en las ventas". Por ello, ha apuntado que "allí es donde dirigiremos la mayor parte de nuestra atención".

Por regiones, Estados Unidos es el país con la tasa de piratería más baja, con menos de 3 millones de dólares de pérdidas para las empresas del sector el pasado año. Cifra que choca considerablemente con Latinoamérica, donde las pérdidas acumuladas ascienden a 869 millones de dólares.

Sin embargo, la región responsable de la mayor porción de las pérdidas de ingresos fue Asia-Pacífico. En esta zona están los países con los mayores índices de piratería de todo el mundo: Vietnam con un 97% o China con un 94%.