Su tamaño es el de una cuartilla, pesa menos de un kilo y no necesita cable de conexión porque tiene puerto de infrarrojos para imprimir desde el ordenador y desde una cámara digital. Se trata de una impresora que también funciona como un escáner de 360 ppp con sólo cambiar el cartucho de tinta por el cartucho IS-12. Canon BJC-55 pesa 900 gramos y tiene una batería que permite imprimir 100 páginas con una sola carga. Dispone de puerto USB y tiene un rendimiento de 5 ppm en monocromo y 2 ppm en color. Su precio es de 76.900 PTA más IVA (462,1 euros). Más información en www.canon-europa.com o en el Tel: 915 384 500.