Los servicios “offshore” (operaciones a distancia) son cada vez más frecuentes en las empresas, y por tanto también lo es la demanda de profesionales muy especializados fuera de las fronteras de la empresa matriz. Varias empresas tecnológicas han comenzado a reclutar empleados en el extranjero buscando no tanto el tradicional atractivo de bajos costes y salarios, sino su capacidad y conocimientos técnicos. Es el caso de Google, que ha abierto una planta en Bangalore, India, para captar personal altamente cualificado en tecnología e incorporarlo a sus procesos de ingeniería, diseño, investigación, implementación y desarrollo.

Bangalore está considerado el Silicon Valley de India, y para Google supone “una cantera de ingenieros de software brillantes”, según una de sus responsables de I+D. El área de investigación y desarrollo es cada vez más importante para las empresas, y en ella se buscan los mejores perfiles de profesionales. Utilizar profesionales procedentes de otras áreas de negocio o de otros países permite a las empresas contar con personal altamente cualificado implicado en los procesos y la identidad corporativa, y expertos en los mercados locales. Varias empresas de capital riesgo en Silicon Valley están alentando a que las start-ups envíen sus áreas de desarrollo e I+D a otros países, bien sea buscando nuevos talentos, como el caso de Google, o buscando la reducción de costes, como muchas otras hasta ahora.

www.gartner.com