Con un capital inicial de 300 millones de pesetas, Telefónica acaba de crear una Fundación desde la que pretende desarrollar y fomentar aplicaciones sociales basadas en las nuevas tecnologías . Con esta idea la compañía que preside Juan Villalonga quiere dar una respuesta eficaz y solidaria a las necesidades que plantea la sociedad actual . La Fundación, según ha señalado Villalonga, pretende ser el eje de la acción social y cultural de Telefónica y de sus empresas, tanto en España como en todos los países en los que opera la compañía .

Sus funciones son: la mejora de las condiciones de vida de los colectivos sociales más desprotegidos,mediante el estudio y desarrollo de aplicaciones sociales y sanitarias de las telecomunicaciones . Favorecer el desarrollo de la educación y la igualdad de oportunidades entre las personas de cualquier estrato social, llevados a cabo por entidades sin ánimo de lucro .