El descenso en la facturación se ha debido, según responsables de la aDeSe, “a la reducción en la venta de consolas y a la bajada de precios de las mismas, aunque el mercado ha reaccionado con el lanzamiento de la nueva PlayStation2 de Sony”. La facturación de los videojuegos en España, por tanto, ha sido de 790 millones de euros, un 1,3% menos que el año pasado. Respecto al número de consolas, se redujo de 1.764.000 en 2003 a 1.694.850 en 2004. En comparación con el resto de países europeos, España no queda mal situada tanto en estimaciones de consumo de software interactivo como en número de consolas vendidas (ocupamos el cuarto puesto). Sin embargo, estamos en una posición no tan favorable en cuanto al número de estudios de desarrollo de videojuegos, así como en el número de compañías editoras, con un 2,7%; cifra muy a la baja teniendo en cuenta la cabeza de Reino Unido (45,5%), Francia (21,4%) o Alemania (6,3%).

www.adese.es