La Comisión Europea ha propuesto una nueva legislación para promover el crecimiento del comercio electrónico y establecer un marco legal para las actividades comerciales electrónicas. Esta directiva también ha sido realizada para detener a los estados miembros de la Unión que actúen individualmente, de modo que puedan alterar el mercado de productos y servicios vía Internet. La Comisión espera que sea aprobada en los próximos 18 meses.