Al igual que se planteó a la compañía la cuestión de si se podía o no vender por separado el navegador Internet Explorer y el sistema Windows, ahora es el programa Windows media Player el que se encuentra en la misma situación. Una vez más, la Comisión Europea afirma que integrar este programa para archivos de vídeo y audio en el sistema Windows no permite al usuario elegir libremente un programa de descarga de este tipo de archivos. Según la Comisión "todavía no existen medios técnicos para poder retirar o desinstalar media Player".

La aplicación Media Player ha sido incluida en el sistema Windows desde 1990, según ha afirmado Microsoft. La compañía afirma que los formatos del programa de Windows son más abiertos que los de sus competidores, debido a las amplias licencias de sus formatos. "hemos hablado con la Comisión acerca de Media Player. Esperamos ser capaces de ponernos de acuerdo en base a nuestros argumentos", afirmó John Frank, uno de los abogados de Microsoft en Europa.

www.microsoft.com